viernes, 8 de mayo de 2009

El salario mínimo en Colombia: ¿Cuál es la verdadera discusión?

Los recientes resultados de la actividad manufacturera y el comercio, en combinación con la caída de las exportaciones, permiten anticipar que el 2009 será un año muy complejo para la actividad económica y, particularmente, para el mercado laboral. En efecto, en febrero de 2009 la producción real y el empleo de la industria manufacturera decrecieron 12,8% y 6,7%, respectivamente, comparados con el mismo mes de 2008. Para el mismo período, las ventas y el empleo del comercio minorista disminuyeron 4,1% y 1,2%, respectivamente. Así, no es de sorprender que la tasa de desempleo, a nivel nacional, aumentara de 12,1% en el primer trimestre de 2008 a 12,9% durante el mismo trimestre de 2009, confirmando una tendencia creciente de este indicador que comenzó desde mediados de 2008. Fedesarrollo prevé que, en una coyuntura de desaceleración de la actividad económica, las rigideces del mercado laboral, en particular la indexación del salario mínimo (SML) y los impuestos laborales, pueden empeorar la situación del empleo y generar aún más informalidad, pobreza y desigualdad. No sería de extrañar que, como promedio del año, el desempleo superara el 14% en 2009, cuando en 2008 fue cercano al 11%. En múltiples ocasiones nos hemos referido a los efectos negativos que los elevados costos no salariales (CNS o impuestos a la nómina) tienen sobre la generación de empleo formal. En esta ocasión haremos algunas reflexiones acerca del salario mínimo, siempre tratando de buscar un balance entre los objetivos de lograr un adecuado poder de compra para los hogares de menores ingresos, por un lado, y de evitar que se dificulte, aún más, la generación de empleo, por otro. Nótese que esta es una tarea difícil ya que es evidente, como se verá más abajo, que la población que devenga salarios cercanos al mínimo tiene un poder de compra bajo y enfrenta dificultades importantes en este frente. Sin embargo, incrementos sustanciales en el salario mínimo orientados a subsanar ese problema pueden terminar generando uno peor: la exclusión de la población más pobre del mercado laboral formal.


Lo invitamos a consultar el documento completo en la siguiente dirección:

ftp://ftp.fedesarrollo.org.co/pub/te/2009/84.pdf

O descargarlo de nuestra página web:

http://www.fedesarrollo.org.co/publicaciones/listado.asp?edicion=318&chapter=113

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada